viernes, 26 de enero de 2018

SEÑOR FISCAL, ¡UN DÍA DE LIBERTAD CUENTA!


Cuando se conoció que la adecuación de plazos de prisión preventiva no procedía, y muchos de los investigados en el caso los "Limpios de la Corrupción" saldrían del penal por exceso de carcelería, un fiscal comentó a una esposa de un ex funcionario "...de qué se alegran si van a retornar a prisión..." A lo que ella le refutó: “ un día de libertad cuenta porque podría abrazar a su madre enferma y a sus hijas....”.

Me sumó al dicho de esta madre y esposa frente a la indolencia de este llamado "defensor de la legalidad" quien debería saber que antes de fiscal es un ser humano.

Para los familiares de los investigados en este caso denominado emblemático, un día de libertad cuenta señor fiscal.

Un día de libertad cuenta porque podrían respirar otros aires y no el aire enrarecido que se respira allá adentro a causa del hacinamiento y las condiciones infrahumanas en que viven los reclusos de éste y otros penales del país.

Un día de libertad cuenta porque podrían sentir el calor de su hogar junto a los suyos, especialmente al lado de sus menores hijos, quienes no entienden de investigaciones preliminares, prisiones preventivas, juicios orales y condenas.

Un día de libertad cuenta porque podrían abrazar a sus hijos, hijas, esposa, padres, hermanos y hermanas, a quienes solo pueden ver algunas horas los sábados o domingos.

Un día de libertad cuenta porque podría visitar la tumba de algún familiar que partió durante su ausencia.

Un día de libertad cuenta porque podrían degustar de su comida favorita preparada por ellos mismos o sus seres queridos.

Un día de libertad cuenta porque podrían mirar la inmensidad del mar, sentir la arena caliente en sus pies y disfrutar de un atardecer.

Un día de libertad cuenta porque podrían volver a engreírse en los brazos de su madre cuyo corazón quedó devastado por su reclusión y prolongada ausencia.

Un día de libertad cuenta porque podrían discernir y conocer qué amigos se quedaron con él y quienes se marcharon.

Un día de libertad cuenta porque podrían entender que más allá de los barrotes existe una vida que espera por ellos.

Un día de libertad cuenta porque podrían reafirmar su fe en Dios al haber hecho el milagro de doblegar la voluntad del hombre.

Un día de libertad cuenta porque serviría para recargarse para continuar el engorroso camino judicial que afrontan con excesos y falencias.

Señor fiscal, si cree que salir de prisión con el pronóstico que pronto volverán, es causa de risa, burla o mofa, le respondo que un sólo día es más que suficiente para reinventarse y volver a empezar.  

miércoles, 17 de enero de 2018

MI DEVOCIÓN POR EL SANTO ROSARIO


Mi madrina Candelaria era conocida por sus conocimientos empíricos en la ciencia de la farmacología. Su botica "Virgen del Carmen" fue una de las primeras en la ciudad fronteriza de San Ignacio, siendo la más concurrida por el tratamiento certero que ofrecía a sus clientes. La recuerdo detrás del mostrador repasando su grueso libro que consignaba los nombres de los medicamentos con sus respectivas indicaciones. Constantemente limpiaba sus manos con alcohol para protegerse de los gérmenes. 

Pero además era conocida por su gran devoción al Santa Rosario y su irrefutable fe católica. El Rosario la acompañó a lo largo de su vida. Se levantaba antes de la 6 de la mañana y de rodillas rezaba el Santo Rosario, con las oraciones complementarias que extraía de un libro de tapa roja que desgastó de tanto usarlo, lo tuvo consigo hasta los últimos días de su muerte. 

El pueblo entero conocía de su férrea convicción católica porque cada lunes acudía al cementerio a velar a sus familiares directos y al recordado padre Juan Albacete, culminaba su visita con el rezo del Rosario en la capilla del camposanto. Encendía velas en la tumba de mi hermanita Rosario (Charito) que murió a los 2 meses de edad, de su hermana Esfilia, de su cuñado Bernardo, de los padres de éste; y de su hermano Eulogio. También repetía esta rutina en el nicho de sus padres Daniel y Griselda, y por último en el Mausoleo del sacerdote Juan Albacete. Culminaba su periplo en la capilla central donde de rodillas rezaba el Santo Rosario con las personas que se sumaban voluntaria y espontáneamente. Algunos huían con prontitud porque el rezo terminaba casi al anochecer. En tanto, los domingos acudía temprano a la iglesia del pueblo a escuchar la Santa Misa, llevaba su velo, su rosario y su libro de rezos. Desfilaba presurosa por la Av. San Ignacio para llegar aquel encuentro sagrado con el Señor en la Santa Eucaristía.

Mi madre, sobrina por línea materna, heredó aquella devoción por el Santo Rosario, muchas veces coincidían los lunes en el cementerio y juntas rezaban al unísono. Hoy en día, mi madre tiene un altar en casa, enciende sus velas misioneras y reza diariamente los misterios que corresponden según el día. Nada ni nadie interrumpe aquel encuentro de oración con la Virgen María como intercesora de Dios padre y Dios hijo. 

Cuando murió mi hermano mayor, Luis Alberto, la acompañé en varias jornadas de oración pidiendo insistentemente por su descanso eterno. Sólo el Rosario nos ayudó a mitigar y asimilar la pena que nos generó su repentina partida. Mi madre ora de manera incesante, y acude puntualmente al oficio de la Santa Misa, los domingo y días de guardar. 

Yo empecé a seguir aquella tradición de la madrina Candelaria y mi madre Magna por que el Santo Rosario me fortalece espiritualmente. Carlos y yo, lo rezábamos los domingos en su reclusión. La reflexión de los misterios gozosos, gloriosos, luminosos y dolorosos te remontan como un túnel del tiempo a revivir el nacimiento, vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo. No se trata de repetir por repetir, como autómatas las oraciones. Se trata de meditar cada episodio de la vida de Jesucristo mientras repites el Avemaría.

El Santo Rosario es una de las armas más poderosas de los católicos y fue la misma Virgen la que nos pidió rezarlo en su aparición en Fátima, Portugal. Te animas hacerlo. Empieza ahora: Creo en Dios padre todopoderoso....




SIN DERECHO A LA CONTRADICCIÓN


El 14 de setiembre del año pasado se inició el juicio oral contra el ex gerente de Relaciones Públicas e Imagen Institucional de la Municipalidad Provincial de Chiclayo, Carlos Santa Cruz Alarcón, por el delito de peculado doloso y uso de documento privado falso, proceso desacumulado del expediente principal ligado a la presunta red criminal "Los Limpios de la Corrupción".

El fiscal en los alegatos de apertura solicitó 11 años y 11 meses de prisión, aduciendo que el acusado se apropió de 220 mil soles, a través de anticipos y reembolsos autorizados por el ex gerente de Administración, Jorge Hugo Matallana Peralta. De los cuales más de 130 mil soles corresponden a recursos pendientes de rendición.

El ex funcionario fue acusado del delito de peculado doloso sin existir una pericia económica- financiera que determine exactamente el presunto monto sustraído de las arcas municipales pese a que la abundante jurisprudencia indica que si no existe este tipo de análisis financiero no se puede probar el delito en mención.

La fiscalía sustenta su acusación en dos carpetas de control 087- 2015 y 30-2016 elaboradas por la Contraloría General de la República derivadas de la Auditoria de Cumplimiento que realizó a la Municipalidad de Chiclayo en el período 2012- 2014. Sin embargo, no ha tomado encuenta los informes finales que derivan sólo en faltas administrativas.

Durante el juicio dichas carpetas de control han sido homologadas a pericias aún cuando ambas no son iguales, no cumplen con los requisitos exigidos por el Código Penal, ni mucho menos tienen las mismas características. Las carpetas de control advierten de presuntos hechos ilícitos que sirven- en efecto- para formalizar una investigación, pero no para probar un delito como sí lo determinan las pericias económicas- financieras elaboradas por especialistas. Lo cierto es que mientras eran interrogados en juicio los testigos técnicos de la Contraloría pasaron a convertirse en "peritos", todo con el afán de forzar la figura de pericia.

Lo más anecdótico es que en una audiencia, el fiscal empezó a disminuir los montos de apropiación, aduciendo que se había equivocado y malinterpretado los comentarios redactados por los técnicos de la Contraloría. Si hubiera tenido a su alcance una pericia económica financiera se hubiera ahorrado el papelón de excusarse por los varios miles de soles demás que consignó en la acusación de apertura.

Además para justificar la tipificación del delito de peculado doloso pretende atribuir funciones de "administración" de los recursos municipales al ex gerente de Relaciones Públicas e Imagen Institucional de la Municipalidad de Chiclayo aún cuando el Manual de Organización y Funciones (MOF) le atribuye actividades ajenas al manejo de los fondos ediles. Inclusive ha colocado en la "boca" de sus "peritos" y otros testigos de parte, que el acusado sacaba el dinero para "administrarlo" al sustentar que su relación funcional entre los fondos ediles y el acusado era de administración. Pretensión descabellada por dónde se le mire, por cuanto sus funciones eran protocolares, de representación y difusión de actividades municipales.

En el ofrecimiento de nuevas pruebas no se le aceptó al acusado un informe especializado que cuestionaba las carpetas de control con el argumento que se vulneraba el derecho a la contradicción de la Fiscalía, hecho por demás curioso por cuanto, al acusado jamás se le otorgó este derecho para contrarrestar los hallazgos en las carpetas de control, según declaraciones de los mismos auditores Pedro Ocaña Arrieta (carpeta 87-2015) y Alexander Estrella Gil (carpeta 30- 2016), quienes señalaron en juicio que sólo se le comunicó el informe administrativo para que haga su descargo, más no los hallazgos de las carpetas de control. Es decir, en este caso se transgredió el derecho a la contradicción del acusado.

Sin pericia económica- financiera y sin relación funcional entre el acusado y los fondos públicos, el delito de peculado doloso por apropiación para sí, no existe, por tanto la tesis fiscal debería caerse por insuficiencia de pruebas.

No obstante, como en los procesos ligados a los "Limpios de la Corrupción", los negro se vuelve blanco, lo irreal en real y lo imposible en posible, todo puede suceder. Lo cierto que a lo largo de la etapa de investigación preliminar y el juicio, la falta de garantías de un debido proceso ha sido el denominador común para los investigados en cárcel, en tanto, los reos libres y especialmente los "colaboradores" continúan sin ser acusados, sin juicio y con total impunidad.

Esperemos que el colegiado resuelva conforme a ley y no sea la Corte Suprema quien le enmiende la plana.


miércoles, 9 de agosto de 2017

ME QUEDO CON LO MEJOR DE TÍ

Hermano Lucho:

Han transcurrido varios días desde tu partida y la tristeza se va transformando en nostalgia, tu recuerdo en oración y tu nombre en constante añoranza.

La diferencia de edades (15 años) nos impidió compartir vivencias cotidianas como juegos, disputas y riñas propias de hermanos. Cuando nací estabas próximo a culminar tus estudios secundarios en el glorioso San José de Chiclayo.

Siempre admiré tu valentía y decisión por dejar muy joven la casa familiar, en San Ignacio, para construir tu propio proyecto de vida. Hoy comprendo que trazaste el camino para que siguiéramos tu ejemplo.

Cuando ingresaste en primer lugar a la facultad de Economía en la Universidad Nacional de Trujillo supimos el sendero que seguiríamos. Nunca estuvimos a tu altura, llegamos a la "U" sin tus laureles y pergaminos. Solías contar, a manera de anécdota, que revisaste la relación de ingresantes de abajo hacia arriba, conforme subías tu angustia aumentaba pero llegaste a la gloria al leer tu nombre en la primera línea: Luis Alberto Soto Solano. Cuanto orgullo y admiración despertaste en el seno familiar.

Tus retornos generaban alegría en casa y los amigos desfilaban ansiosos de conocer tus vivencias de joven universitario. Eras el hermano estricto que me obligaba a tomar sopa de verduras licuada pero también el hermano cariñoso que me abrazaba y mimaba. Tenías un singular sentido del humor. Eras amiguero, fulbolero y cervecero. Solías llegar a veces en compañía de algún amigo de la universidad poniendo en práctica tus dotes de anfitrión. La madrina Candelaria te queria y apreciaba por ser el varón primogénito de sus amados Magna y Lucho.


La vida nos fue separando en distintas direcciones. Luego de culminada la universidad tomaste la decisión más importante de tu vida formar tu propia familia. Del fruto de tu amor con Lucy nacieron Guiliana, Fiorela y Luis Ricardo, razones de tu existencia y por quienes luchaste hasta el último minuto. Durante muchos años vivimos en indistintas ciudades, tus obligaciones familiares y laborales, te mantuvieron alejado, como suele suceder entre hermanos cuyo destino los lleva por diferentes rumbos. Ya en la adultez, aquellas "prolongadas vacaciones" te permitieron visitar la casa de nuestros padres con bastante frecuencia.

La resabida frase "las cosas suceden por algo" ahora cobra sentido. Cómo olvidar aquellas largas y amenas charlas con papá. Disfrutabas de sus anécdotas, relatos, historias y experiencias, rutina que te hizo concebir la idea que debería escribir sus memorias. Irrumpías en la cocina de mamá para preparar un riquísimo arroz chaufa. En los días de fiesta, te lucías con el popular "rompope". Las mejores fotos de la familia eran las tuyas, junto a papá y mamá, recorriendo las calles de la Ciudad de Los Reyes, lugar que te vio nacer.

Como diría tu poeta predilecto César Vallejo en su poesía "in memoriam" a Mi hermano Miguel, "ya cae sombra en el alma", quisiera creer que en cualquier momento tocarás el timbre de la casa y nos reuniremos nuevamente, pero la realidad nos golpea dolorosamente el alma. El padre Elmer nos ha pedido que nos quedemos con lo mejor de tí. Me quedo con tu sonrisa y tu postura firme frente a la vida.

Lucho, hermano, eso noooo silencioso que salió de nuestros corazones hasta el cielo el día de tu partida aquella tarde de julio, se transformó en oración por siempre y hacia la eternidad. Este adiós es sólo un hasta pronto momentáneo, nos volveremos a reencontrar en aquel reino prometido, hasta entonces, descansa en paz, amado hermano.

lunes, 24 de abril de 2017

IMPLANTANDO LA CULTURA DEL MIEDO EN EL PENAL DE CHICLAYO



Pedir una mayor comunicación con los internos, le costó a Carlos Santa Cruz Alarcón ser recluido en la Celda de Meditación del Penal de Chiclayo durante 10 días, con un “informe de inteligencia” lapidario que advertía que el ex gerente de Relaciones Públicas e Imagen Institucional de la Municipalidad de Chiclayo, era una persona de difícil readaptación.

Junto a su compañero Martín Villanueva Velezmoro, también ex funcionario edil, que se atrevió a pedir que las autoridades bajen con mayor frecuencia a conocer los problemas de la población penal,  y otro recluso a quien, ni siquiera conocían, fueron acusados y sancionados por el Consejo Técnico del Penal de Chiclayo de gestar una revuelta al interior de este establecimiento penitenciario.

El informe que sustentó su sanción estuvo plagado de “infamias”, “mentiras” y “difamaciones”. Se les catalogó de “cabecillas” de la protesta del 24 de marzo del 2017, en el patio del pabellón C, donde según técnicos del INPE, los ex funcionarios ediles azuzaban e incitaban a la población penal a rechazar la paila colocándole delante de las ollas. Aquella tarde, a los internos les sirvieron “pota” cuando les correspondía pescado frito.

Solo los técnicos del INPE alucinaron tal escena de violencia, en los escritos redactados y presentados ante el Consejo Técnico, el mismo que tras oír sus propias voces y desvirtuar a rajatabla los descargos (testigos y memoriales), tomaron la arbitraria decisión de sancionarlos por actos de indisciplina inexistentes desmentidos por más de 280 reclusos quienes firmaron un memorial aclarando que aquella tarde sólo hubo diálogo con las autoridades penitenciarias.

Inclusive sus compañeros de las cuadras C1 y C3 garantizaron a través de otros memoriales que Carlos y Martín durante los 30 meses que llevan recluidos presentan buena conducta.

Lo cierto es que aquel día, Carlos y Martín se encontraban en el interior cuando escucharon los reclamos de los internos bajaron al patio al percatarse de la presencia del director, sub director y jefe de seguridad. Luego salieron en defensa de los internos expresando lo señalado líneas arriba. Fueron testigos más de 200 reclusos.

El resto sólo sucedió en la "imaginación" de los acusadores quienes para  justificar la desproporción de la sanción sugerida de 30 días en el "hueco" y traslado a otro penal, agregaron al rosario de mentiras, que los "cabecillas" (Martín y Carlos) pedían libre tránsito entre pabellones, ingresos de paquetes a cualquier hora y visitas especiales.

La sordidez de los técnicos del INPE sobrepasaron todos los límites al inventar que días después del reclamo del 24 de marzo, vieron a Carlos y Martín tramando la revuelta por los pasillos. Pero la burda mentira no encaja considerando que los días señalados fueron días de visitas cuando los reclusos están más interesados en atender a sus familiares que preocupados por los problemas internos.

Además consignaron que se cocinaba la revuelta con cartas que llevaban los familiares a otros pabellones a través de su visita y que estaban mal asesorados por abogados al margen de la ley. Ni una prueba presentaron de tremenda acusación. Los familiares y abogados han anunciado que tomarán las acciones legales que correspondan para hacer valer sus derechos ante tanta infamia.

Inclusive, los “dichosos” informes de inteligencia advirtieron que siendo integrantes de la red criminal “Los Limpios de la Corrupción” cuentan con ingentes cantidades de dinero que estarían utilizando para comprar internos que declaren a su favor, aseveración que ni la misma Fiscalía ha podido corroborar hasta el momento porque no cuenta con los peritajes económicos- financieros correspondientes, sin embargo el INPE ya concluyó antes de la acusación y la sentencia.

El INPE, institución que se encarga de la readaptación de los internos para asegurar su incorporación a la sociedad, temerariamente ha determinado - sin ningún informe psicológico-  que Carlos Santa Cruz y Martín Villanueva, quienes aún están en calidad de investigados, son personas de difícil readaptación y por tanto ponen en peligro la seguridad del Penal de Chiclayo.

Señora Ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, siendo Carlos Licenciado en Periodismo y Martín Abogado de profesión, se levantan tremendas falsedades, imagine usted cómo puede ser avasallado un recluso que no tiene instrucción ni abogados ni familia que lo defienda.

Señor Pedro Pablo Kuczynski, Presidente del Perú, es inaudito que se utilicen prácticas tan arcaicas como “el hueco” para someter a castigo a los reclusos que cometen actos de indisciplina, más aún cuando son falsas e injustas. Acaso se busca inculcar la “Cultura del miedo” en el penal de Chiclayo con el consecuente mensaje “mira cómo hemos castigado a los ex funcionarios de la MPCH, a cualquiera que se atreva a reclamar le puede ir peor”.

Quién fiscaliza a los funcionarios del INPE que abusivamente se irrogan la autoridad de hacer con otro ser humano lo que se les antoje “empapelándolos” según su capricho y conveniencia.  Quién frena tanto abuso y arbitrariedad en el penal de Chiclayo.

Señora Ministra de Justicia tiene usted la última palabra. Destierre la cultura del miedo en los penales y sancione a los que haciendo uso y abuso de su poder actúan con total impunidad. Por lo pronto la defensa de Carlos y Martín han apelado la sanción y no pararán hasta que la injusta pena de 10 días para el primero y siete para el segundo, sea anulada porque es arbitraria, ilegal y abusiva. No callaremos por aquellas otras voces que no pueden ser escuchadas.

viernes, 24 de marzo de 2017

LAS NUBES DE MI CHICLAYO



Desde el inicio de la temporada de lluvias, el cielo chiclayano se halla inundado de nubes de diversas formas y volúmenes. Aunque antes no era habitual mirar al cielo porque casi siempre nos topábamos con un sol radiante, hoy es casi una necesidad distraer nuestra mirada en el firmamento para predecir una nueva tormenta.

El cambio climático ha hecho que nuestro cielo migre a un cielo serrano, cargado de gotas de agua en suspensión que amenazan con precipitarse en cualquier momento. Las divisamos desde tempranas horas y las despedimos al atardecer. Hay blancas como la nieve, otras de oscuro presagio que nos llenan de temor.

Los chiclayanos fungimos de meteorólogos cuando las auscultamos advirtiendo que si una gran nubosidad cubre el este, sur o norte, está lloviendo en tal o cual ciudad, nos alegramos si están dispersas, nos preocupamos si se concentran, y aún más, si oscurecen el día.

Mi hija juega con ellas tratando de descubrir figuras que se forman según su imaginación, divisa desde rostros hasta animales, disfruta con sus formas y colores, algunas blancas como el algodón o la nieve.

La tarde del 14 de marzo, la aparición de una nube apocalíptica acompañada de fuertes vientos, alarmó a los chiclayanos. La masa se desplazaba velozmente. Se advertía una tormenta. El agua se precipitó con furia, acompañada de truenos y relámpagos, para alivio la lluvia duró poco.

Al día siguiente los expertos del SENAMHI dijeron que se trataba de una nube de tipo Cúmulo-Nimbus Arcus, que se forma por movimientos fuertes de aires ascendentes, así como la humedad y una fuente de calor en la superficie.

Lo cierto es que las nubes siguen siendo el atractivo de la ciudad nos hemos acostumbrado a su presencia, son parte del paisaje y seguro nos seguirán acompañando en este período lluvioso que seguirá a lo largo de la costa.




jueves, 23 de marzo de 2017

UNA ORACIÓN POR PIURA



Piura, ciudad del eterno calor, de los vigorosos algarrobos, de los diestros alfareros, de los deliciosos chifles y natillas, pasa por su peor momento al soportar lluvias intensas a causa del fenómeno de “El Niño” Costero.

Después de 8 horas de una aterradora tormenta eléctrica las calles quedaron inundadas y los ríos en sus niveles máximos de aforo, situación que agrava la emergencia que se vive en toda la región.

Piura, al igual que Trujillo - que ha sufrido por séptima vez la presencia de un huaico en la ciudad por el desborde de la quebrada San Idelfonso - y Chiclayo, cuyos pueblos están aislados, permanecen en constante riesgo por la presencia de un fenómeno que nadie predijo y que nos agarró desprevenidos.

Piura inmortalizada en la canción del desaparecido Miguel Ciccia Vásquez “El Rosal Viviente”, que añoraba aquellos años de su juventud, el puente Viejo y la picantería; ha sido puesta en jaque por la naturaleza que aunque cueste admitirlo nos está devolviendo el daño que le hemos ocasionado durante años de inconsciencia e irrespeto.

Nuestra solidaridad con los hermanos piuranos que han perdido sus viviendas, que viven con el agua dentro de sus casas, que no pueden transitar por las calles inundadas, que han paralizado sus actividades habituales y cuya vida se les ha detenido.

Nuestra solidaridad con los hermanos piuranos del área rural, cuyas rústicas viviendas de quincha y adobe no han soportado la humedad, con los que han perdido su ganado y con los que lloran la partida absurda de algún familiar víctima de las descargas eléctricas.

Nuestra solidaridad con aquellos hermanos piuranos que han contraído alguna enfermedad, y como si no bastara la desgracia en la que han sucumbido, han visto resquebrajada su salud por enfermedades como el zika, dengue o chikungunya.

Solo nos queda elevar una oración por nuestros hermanos piuranos que sufren las inclemencias del “Niño” que nos visita periódicamente, pero cuya lección nunca terminamos de aprender, cayendo en el mismo error, una y otra vez. Padre nuestro….